Un NAS (Network Attached Storage) es un ordenador conectado a una red cuya función es compartir sus discos de almacenamiento con otros ordenadores, con el fin de poder acceder a su contenido sin tener que tener que interactuar directamente con la máquina. En otras palabras, un NAS es un servidor, un compañero que nos puede hacer la vida más fácil, poniendo a nuestra disposición nuestros datos desde el sitio que nosotros queramos.

Ahora que sabemos qué significan estas siglas que tanto se ven últimamente, toca hacernos una serie de preguntas:

 

¿Me hace falta realmente un NAS?

Depende. Tanto del volumen de información que manejes como de la importancia de tener dichos datos siempre a mano. Un usuario medio suele estar más que satisfecho con uno o dos discos duros portátiles vía USB para almacenar multimedia. Pero para usuarios que manejan grandes cantidades de información (ya sea por trabajo o por hobby), un NAS puede ser la ayuda perfecta y la solución a miles de quebraderos de cabeza.

He visto a muchísimos fotógrafos que hacen auténticas locuras con múltiples discos para salvar su trabajo y evitar que sea eliminado accidentalmente. Algunos me cuentan sus métodos y sí, copiar 60GB en 5 discos duros es eficaz, pero no eficiente. Con un NAS puedes hacer exactamente el mismo tipo de respaldo de la información, pero en muchísimo menos tiempo, simplemente dejando que un ordenador haga la parte difícil.

Creo que una de las cosas que realmente nos separan de los altos primates es que somos constructores de herramientas. Leí un estudio que mide la eficiencia de la locomoción para varias especies en el planeta. El cóndor es el que usa menos energía para trasladarse un kilómetro. Los seres humanos quedaron en un lugar bastante despreciable (casi en el tercio final de la lista). No estaba muy orgulloso de esa demostración de la cima de la creación,  era algo que no se veía muy bien,  pero entonces alguien en la revista Scientific American habló de la idea de probar la eficacia de la locomoción de un hombre en una bicicleta. Y el hombre en una bicicleta desplazó al cóndor por completo de los primeros lugares de las listas.Y eso es lo que una computadora es para mí. La computadora es la herramienta más notable que hemos podido tener. Y es el equivalente a tener una bicicleta para nuestras mentes.

 

Steve Jobs

Pero no es sólo la eficiencia creando copias de seguridad. Si algo ha hecho que últimamente escuchemos tanto hablar sobre el NAS es su capacidad para acceder a nuestra información. Supongamos que te vas de viaje a otro país y necesitas acceder a tu información desde allí. Con un NAS no es problema, al igual que podrías enviar desde ese otro país tu información y almacenarla directamente en casa.

José Benito Ruiz, un fotógrafo del que he aprendido muchísimo, explicaba en uno de los últimos episodios de “Un año de Fotografía” de tucamon su metodología de copias de seguridad para evitar que una catástrofe destruyera su trabajo. Almacenaba su trabajo (no recuerdo si en discos duros o en DVD’s en casas de sus familiares, y comentaba que estaba deseando conocer a alguien en el otro lado del charco para poder almacenar otra copia se seguridad cuanto más lejos mejor. Un NAS viene a hacer lo mismo, pero sin tener que efectuar a mano cada copia, además de poder programar una actualización de los datos.

 

¿Y no me sale más rentable utilizar un servicio cloud?

dropbox

Esto depende de cada uno y si te salen las cuentas. Existen numerosos servicios cloud que pueden hacer lo mismo que un NAS en lo que a gestión de archivos se refiere.

  • Precio: Los servicios cloud como Dropbox, OneDrive… tienen un coste mensual o anual. Al cabo de una serie de años, nos habrá salido más caro que tener nuestro propio servidor doméstico.
  • Privacidad: Es posible que no te agrade la idea de subir toda tu vida a un servidor de un tercero. Si bien es cierto que firmamos todo tipo de cláusulas de privacidad, puede ocurrir que desconfíes de estos servicios. Habrá quien te diga que eres un tarado, pero a mí no me parece malo sospechar de quien te promete que no te va a mentir, más cuando es una multinacional. Por otro lado, nuestro NAS, como cualquier otra máquina, puede ser hackeado.
  • Su casa, sus normas: Utilizando servicios de terceros estás sujeto a cumplir todas las normas que haya impuesto dicha empresa. No me refiero a temas legales, sino que puede que una empresa te impida subir a su nube archivos de más de “x” megabytes, o te ponga impedimentos para que compartas tu información con los demás. En tu propio servidor no vas a tener este tipo de trabas.

¿De cuánto almacenamiento estamos hablando?

wd-red-pro-6tb-hdd-pr-2

Esto dependerá de qué máquina utilices. Un NAS prefabricado puede tener 2, 4, 5 bahías o más para discos duros, pudiendo ser cada uno de ellos de 8 Terabytes, por ejemplo. Si en lugar de eso utilizamos un NAS que hayamos fabricado a piezas, el almacenamiento total dependerá del espacio de la caja del ordenador y de que dispongamos de puertos SATA suficientes para conectarlos.

En cualquier caso, lo interesante de utilizar un NAS es crear redundancia con la información. Como comentaba más arriba, mucha gente copia sus datos varias veces en varios discos por miedo a que el disco deje de funcionar y perder la información. Con un NAS, podemos hacer uso de la tecnología RAID, creando por ejemplo dos discos dispuestos en espejo. En caso de estropearse uno de esos discos, se puede retirar el estropeado y recuperar el duplicado. Todo esto sin perder el acceso a los datos en ningún momento y sin perder un solo archivo. Hablaré más de esta tecnología en siguientes posts, ya que es una tecnología realmente interesante y el usuario medio la desconoce.

¿Y no consume mucha energía?

La idea es que consuman lo menos posible. Los NAS que se venden ya montados suelen ser bastante eficientes. En caso de elegir nosotros las piezas, lo más sensato es buscar un conjunto que no tenga un consumo elevado. No he medido el consumo del mío, pero no llega a 90W a máxima carga. No obstante, va a depender del uso que necesitemos. Por lo general, hablaré en esta serie de entradas del NAS para uso doméstico o como solución para un autónomo. En estos casos, el consumo energético es siempre bastante reducido.

 

¿Qué más puede hacer mi NAS?

Dependiendo del sistema operativo, un NAS no puede ser útil solo para almacenar información y acceder a ella desde otro ordenador o desde el móvil.

  • Servidor de descargas: Con Transmission Web, por ejemplo, podemos acceder a nuestro programa de descargas desde cualquier navegador y poner a la cola lo que queramos descargar.
  • Servidor Web: Instalando Apache, PHP y demás programas podemos tener nuestra propia web corriendo en nuestro NAS sin necesidad de utilizar un hosting de terceros.
  • Streaming de video: Usando Plex, por ejemplo.
  • Cámara de seguridad: Synology hace bastante hincapié en esta función con su sistema operativo, ya que permiten que conectes al NAS una serie de cámaras de seguridad que almacenan el vídeo en los discos duros y permiten acceder a la grabación desde internet.
  • Minar una criptodivisa: Es sin duda la idea más loca, pero es una posibilidad. Si montaste tú mismo el NAS y tienes una gráfica potente por casa, no es ninguna tontería utilizar la máquina para minar alguna criptomoneda. Descartando el bitcoin, existen algunas que tienen un tamaño de bloque pequeño y vale más lo que mina que el precio de la energía que consume para conseguirlo. No es algo que haya probado personalmente, pero sí he leído a gente en Internet que lo ha hecho.

¿Qué comprar?

Tenemos tres posibles opciones:

Comprar un NAS Prefabricado

dsm_5-0_beta_2x

Mi búsqueda inicial hacia el NAS definitivo empezó mirando con buenos ojos a Synology. Desde mi punto de vista, es la mejor marca ahora mismo en el mercado. Cuando comencé a buscar información, me quedé sorprendido por el sistema operativo que utilizan, DSM. Es sencillo, funciona espectacularmente bien y tiene bastantes funcionalidades extra, como hostear una web dinámica, por ejemplo. Se gestiona con una interfaz muy similar al de un escritorio de Windows  al que se accede a través del navegador de nuestro ordenador. Puedes ver una demostración en vivo en la web de Synology.

Normalmente los NAS prefabricados tienen una serie de bahías para conectar los discos. En el caso de Synology, he leído bastantes comentarios de gente que posee uno y que no recomiendan comprar uno con menos de 4 bahías para discos duros, ya que neutraliza completamente las posibilidades de expansión en el futuro. No obstante, esto va a depender del tipo de usuario que seamos. Por otro lado, aunque DSM sea espectacular, a mí personalmente no me salía rentable desembolsar tanto dinero únicamente por el software. Las máquinas que venden no son demasiado potentes, y por el precio de un DS416play puedes montarte un PC mucho más interesante. Pero claro, tienes que configurarlo tú mismo. Como os decía, Synology es la marca que yo compraría si tuviera más presupuesto y no quisiera complicarme la vida.

Por otro lado, HP tiene sus Proliant, así como Zyxel y Qnap los suyos. No obstante, este tipo de soluciones no dejan de ser ordenadores con hardware que podemos encontrar a piezas mucho más baratas y con sistemas operativos que no destacan, por lo que yo recomendaría hacerlo por piezas.

 

Montar un NAS por piezas

pcbuild

Esta fue mi elección, y en una próxima entrada haré una pequeña guía de qué compré y qué hay que mirar para hacer una configuración que se adapte a nuestras necesidades. Es la opción más personalizable de todas y una de las más económicas. Sin embargo, tendremos que elegir nosotros el sistema operativo y su mantenimiento. Si no somos powerusers, esto puede llegar a ser una tarea engorrosa.

 

Reciclar un ordenador para montar un NAS

Utilizar un ordenador antiguo puede ser una buena idea si no tenemos demasiado presupuesto. Las desventajas más notables pueden ser el consumo de energía y la posibilidad de encontrar más incompatibidades con el software. Por lo demás, tendremos que configurarlo nosotros a mano, con los puntos positivos y negativos que eso conlleva.

 

En resumen, un NAS es un dispositivo que te puede ahorrar tiempo y preocupaciones. Si usas muchísimos discos duros por USB, un NAS puede conseguir que te olvides de los cables por mucho tiempo. Si te mueves entre dos ciudades o viajas mucho, un NAS pone a tu disposición todos tus documentos para que trabajes con ellos allá donde estés. Si haces miles de copias en distintos discos por miedo a perder la información por un fallo mecánico, un NAS puede duplicar, triplicar y en definitiva, replicar tus datos para que no tengas que preocuparte.  En este primer capítulo hemos visto qué es un NAS, para qué puede servirnos y qué posibilidades nos ofrece el mercado. En los próximos hablaré un poco sobre las configuraciones RAID (ya que comprender su funcionamiento es crucial para utilizar un NAS,) y haré una pequeña guía de compra para los que quieran montar uno a piezas.

Espero que toda esta información os sea útil. Saludos.

error: Content is protected !!