Ya tienes tu Amazon Prime, ya te has decidido por fin, después de horas de investigación, qué ordenador portátil comprar. Le das a “Comprar ahora” y ya solo queda esperar a mañana para tener el producto en casa. Te levantas temprano para abrir a Seur una milésima de segundo después de que llame al timbre. Pero no viene nadie. Es entonces cuando te da por mirar el email o el apartado de pedidos de Amazon y allí lo tienes: “Pago rechazado”. Esta historia me pasó a finales de junio de 2017 y estuve un puñado de días sin comprender qué estaba ocurriendo. Decidí comprar una tarjeta gráfica EVGA GTX 1080ti SC, que valía la friolera de 799€. Había tardado días en llegar a la conclusión de que ese modelo y no otro era el que necesitaba. El caso es que hice la compra con una cuenta nueva de Amazon para tener un mes de Prime (compré muchas más cosas esa semana y me compensaba eso de tener envíos inmediatos durante ese mes). La cuenta de Gmail que usé para crear la cuenta de Amazon no la suelo mirar muy a menudo. Al par de días, extrañado, me vi que el pago había sido rechazado, pero Amazon no me daba más datos de por qué. Y era extraño, porque había dinero más que suficiente en la cuenta, no era un tema de liquidez. Pensé que habría sido un bug o algo extraño, así que hice click de nuevo para reintentar el pago. Al cabo de unas horas tenía un nuevo email de Amazon en mi correo y un nuevo aviso en mi página de pedidos. Pero entre que no miraba mucho la cuenta y que estaba haciendo muchas cosas esa semana, de nuevo tardé en reaccionar. Finalmente me puse en contacto con Amazon, y… aunque normalmente resuelven los problemas con una velocidad y una precisión espectacular, el agente que me tocó no tenía la menor idea de qué estaba pasando. Me dijo que simplemente no se había podido ejecutar el pago, pero que no tenían más datos de qué ocurría. Fue entonces cuando me tocó investigar.

La solución a la enorme pesadilla del pago rechazado en Amazon

Mi sospecha era la tarjeta que estaba utilizando. Recuerdo haber estudiado en las clases de economía en bachillerato las diferencias entre las tarjetas de débito y las de crédito. Mi tarjeta era de débito. Concretamente, era una Mastercard que obtuve al abrir una cuenta en el Santander al matricularme en la Universidad. La cuenta en cuestión tenía algunas ventajas para que un joven tieso estudiante se pueda desenvolver en este mundo capitalista y tal. Lo que nunca me dijeron es que da igual los dineros que tengas en tu cuenta, que la tarjeta tiene un tope de 600€ por compra. Tardé un rato en descubrir esto porque yo sí había hecho alguna vez un pago de más de 600€, pero por transferencia, no usando la tarjeta. Y claro, Amazon no acepta transferencias. Buscando información en Internet no me quedó nada claro si podía romper el límite de la tarjeta, y en caso de poder hacerlo, iba a tardar mínimo un día más, y yo quería solucionar esto cuanto antes.

Entonces… Si el límite de una tarjeta de débito son 600€… ¿Significa que mi libertad económica se limita a ese precio? ¿No puedo entonces compararme una  EVGA GTX 1080ti SC?

Ahora es cuando toca ser un tramposo. Los que me conocen saben que me encanta hacer trampas donde sea. Me puse a dar vueltas para poder comprar la susodicha tarjetita gráfica sin tener que sacarme una nueva tarjeta bancaria ni modificar los límites de la ya existente. Y entonces se me encendió la bombillita: ¡La tarjeta regalo de Amazon! Así que, ahí va la solución a todo este problema: Tenemos algo que vale más de 600€ (un PC, una GPU de alta gama, una cámara fotográfica profesional…). En el ejemplo anterior, la susodicha  EVGA GTX 1080ti SC valía 799€, por lo que se pasaba en 199€ del límite. Lo que hice fue simplemente irme a Amazon y e ir a “Tarjeta Regalo y Recargar cuenta”. Acto seguido, cargué 250€ a la cuenta. Una vez metidos esos 250€, forcé el pago de los 799€ en la página de pedidos. Y solucionado. Amazon sacó a través de la Mastercard 549€ de la cuenta del banco y utilizó los 250€ que acababa de cargar en mi cuenta. Y con esto, solucioné el problema. Al día siguiente tenía la GPU en mi casa. Como podréis haber visto, el límite de 600€ es por compra y no por día. Aunque de haber sido por día, habría hecho el último paso al día siguiente. Desconozco si el límite de la tarjeta de débito varía en función de la marca que tengas, así que si has llegado aquí, antes de hacer nada, te recomiendo que busques en Google cuál es tu límite, y así poder cargar a Amazon el dinero que te haga falta para efectuar tu compra. Este post lo escribo porque ya son varios amigos los que tengo que les ha ocurrido esto con diferentes productos, así que… ya que descubrí la solución, qué menos que compartirla para que los demás no tengan que pasar por tantos dolores de cabeza. Y con esto me despdido hasta la próxima. Espero que os sea útil.

 

 

 

error: Content is protected !!