OnePlus 3T. Análisis tras un mes de uso.

OnePlus 3T. Análisis tras un mes de uso.

OnePlus ya sorprendió al mundo entero hace un par de años, cuando demostró que podía lanzar al mercado un smartphone con las características del flagship del momento a un precio inferior a los 300 euros.

En aquel momento de 2014, OnePlus era una pequeña startup, y aunque no invirtieron apenas dinero en publicidad, su éxito llegó del boca a boca. En apenas meses, OnePlus no daba a basto para producir y distribuir su OnePlus One. Su éxito no acabó en tragedia gracias a un sistema de compra basado en invitaciones que era toda una pesadilla para los clientes que ansiaban poder comprar uno.

Ahora, mirando hacia atrás, se puede decir que el OnePlus One fue todo un éxito. Un terminal con las prestaciones de un Galaxy S5 a mitad de precio. Si no vendieron más, fue porque la compañía china no estaba preparada para semejante demanda.  Parecía por un momento que los fabricantes de toda la vida iban a tener que apretarse el cinturón y bajarse de esa pirámide de precios que no paraban de subir y subir. Hoy, dos años y medio más tarde podemos decir sin ninguna duda que OnePlus no consiguió lo que muchos predijeron. En un mundo en el que ya no existen los Nexus de Google, apenas queda OnePlus y Xiaomi si queremos un terminal Android con muy buenas prestaciones a un precio asequible.

OnePlus 3T. Una evolución del OnePlus 3, pero… ¿Hasta dónde llega la renovación?

El 3T de OnePlus llega al mercado apenas 6 meses después de la salida del OnePlus 3. Es reconocido por la compañía que han tenido problemas con la calidad de los paneles Optic AMOLED del modelo anterior, y es ese detalle el que podría haber forzado una renovación anticipada del “flagship killer”, como llaman ellos a sus terminales.

El nuevo terminal tiene un aspecto completamente idéntico al anterior, siendo compatibles absolutamente todos los accesorios que habían disponibles para éste, por lo que estaríamos hablando de que, como dice Marquees Brownlee “T is the new S”, o lo que es lo mismo, que la T de OnePlus significa exactamente lo mismo que la S para Apple.

 

Especificaciones técnicas y diseño

El nuevo OnePlus 3T tiene unas dimensiones idénticas al modelo anterior, siendo de 152,7mm de largo por 74,7 de ancho y 7,35mm de grosor. Pesa unos 158 gramos. El chasis es entero de aluminio, estando disponible en dos nuevos colores: Gunmetal y Soft Gold. El primero es de un color metálico bastante oscuro y el segundo es dorado con el frontal en blanco.

En el frontal se encuentra la botonera, pero no es física. En primer lugar está el botón Home, que incluye un lector de huellas rapidísimo y de muy buena calidad. Este botón no es un botón en sí, y es muy parecido a lo que podemos ver en el iPhone 7. Los otros dos botones (atrás y multitarea) son también táctiles y no tienen dibujos para que podamos configurar cada uno donde queramos. También se pueden desactivar estos botones total o parcialmente (dejando solo el Home) y poniéndolos en la pantalla si es sí como nos gusta.

La mayor diferencia entre el OnePlus 3 y el 3T es la inclusión del procesador Qualcomm Snapdragon 821, una pequeña renovación del 820 que ofrece un 10% más de potencia con un menor gasto energético. El procesador es muy conocido y dudo que necesite presentación. Cuenta con 4 núcleos big.LITTLE (2 x 1.6GHz + 2 x 2.35GHz).

El terminal está disponible con dos almacenamientos diferentes: 64GB y 128GB con tecnología UFS 2.0. En cuanto a la RAM, el nuevo 3T sigue los pasos del modelo anterior con un total de 6GB, algo quizás exagerado para un móvil, pero que garantiza que el smartphone no se va a quedar corto en futuras versiones de Android.

 

Pantalla

El 3T cuenta con un panel Optic AMOLED de 5,5 pulgadas y resolución Full HD, obteniendo un total de 401 puntos por pulgada.  Los ángulos de visión son más que decentes y la resolución en general no defrauda. Hay que aceptar que la calibración de color del panel tiene un gamma muy frío (se puede ver a simple vista comparando una pantalla en blanco con otro móvil que tenga un panel LED IPS). Sin embargo no es algo alarmante, ya que el fabricante nos deja configurar todos estos aspectos. OnePlus no se suma al carro de la resolución QHD, y hace bien, ya que esa resolución se ha utilizado únicamente para hacer batalla de especificaciones entre otros fabricantes, y únicamente se hace útil en caso de querer utilizar Realidad Virtual. El panel está protegido por Gorilla Glass 4, por lo que debería resistir bastante bien los arañazos hasta una dureza de 6 en la escala de Mohs.

La pantalla además responde a los toques cuando se encuentra apagada. Esto nos permite tanto despertar la pantalla como realizar gestos con la pantalla apagada para iniciar la linterna, la cámara y otras aplicaciones. Los gestos se pueden configurar en los ajustes del terminal.

Multimedia

La cámara principal del OnePlus 3T tiene un sensor de 16 megapíxeles (Sony IMX 298) tras una lente de 4.26mm de distancia focal a una apertura de f/2.0. Cuenta con estabilizador óptico y electrónico (OIS y EIS). El cristal sobresale por detrás, y es por ello por lo que lo han recubierto de zafiro, cosa que no ocurría en el modelo anterior. Las fotografías que realiza este terminal son espectaculares, y si bien es cierto que no llega a la calidad de lo que hemos podido ver del Galaxy S7 Edge, tampoco estamos ante una cámara que vaya a decepcionar a nadie.

La aplicación de cámara de Oxygen OS es interesante, y cuenta con bastantes opciones. Cuenta con Modo HDR y modo HQ. Mientras que el HDR busca una mayor riqueza tonal, el HQ tratará de priorizar que la imagen tenga bastante luz. Algo que no me ha terminado de convencer es el flash, que no es dual tone, y que deja generalmente unas fotos muy azuladas. Un fallo que estoy 100% seguro de que es de software y que se puede arreglar. Algo que tampoco me gusta nada es que en modo automático no podemos ajustar el balance de blancos, y en modo manual no podemos hacer uso del flash. Esto se traduce en que no hay manera de solucionar el balance frío del flash.

Por otro lado, el modo manual es muy interesante y nos permite jugar un poco con los parámetros. Podremos bloquear el enfoque de macro a infinito, manejar el ISO a mano (de 100 a 3200), colocar un balance de blancos personalizado y ajustar el tiempo de exposición entre 1/8000 y 30 segundos. Esto, sumado a que el dispositivo puede realizar capturas RAW con salida .DNG hace que a mí personalmente no me importe tanto que la cámara no esté a la altura de la del S7. Con cierta práctica se puede extraer una información muy interesante de los DNG, y más ahora que Adobe Lightroom Mobile no necesita suscripción para poder ser utilizada. De Lightroom Mobile tengo que hablar en otra entrada, porque hay mucho que hablar de él.

Siguiendo con la cámara principal, realiza vídeo resolución 4K a 30fps. Contamos también con un modo Time Lapse y modo cámara lenta. Este último modo cumple su función, pero quizás no es tan espectacular como el del iPhone, además de no contar con parámetros para poder seleccionar nosotros la velocidad con la que se disparan los frames.

Respecto a la cámara frontal, el teléfono cuenta con otro sensor de 16 megapíxeles (Samsung 3P8SP), una auténtica barbaridad. La lente en este caso tiene 3.57mm de distancia focal y la apertura también es f/2.0. La cámara se comporta muy bien con poca luminosidad. Como anécdota, tengo que decir que cuando hay poca luz, la cámara dispara siempre a 1/17, algo que también influye en el resultado.

Por otro lado, el sonido es seguramente lo que más decepciona de este terminal. El altavoz se escucha fuerte, pero el empaste de sonidos es muy mejorable y su calidad se encuentra por debajo de las gamas altas del mercado. Contamos con un jack de audio de 3.5mm, y eso sí, con auriculares el sonido mejora bastante, aunque tendremos que ponerlos nuestros o comprar el bundle de accesorios de OnePlus, ya que en la caja de este móvil no vamos a a encontrar ninguno.

 
Oxygen OS, o cómo demostrar que el software tiene que estar a la altura del hardware.

Sin duda lo mejor de este OnePlus, como ocurre con sus predecesores es que corre Oxygen OS, una versión de Android basada en AOSP y ligeramente modificada y con una muy buena optimización para cada terminal. De serie viene con Marshmallow, pero se puede actualizar a Nougat nada más sacarlo de la caja. Con una instalación limpia es posible aprovecharse del nuevo sistema de archivos F2FS, que ofrece mucho mejor rendimiento que EXT4.

Oxygen OS es como el buen maquillaje. Está, pero no se nota. A simple vista no vamos a encontrar grandes diferencias con el software de un Nexus o un Pixel. La mayor distinción la vamos a ver en los ajustes, donde vamos a encontrar muchas más opciones que en AOSP, pero sin llegar a la locura de la personalización de CyanogenMod, que en mi opinión, es contraproducente.

Respecto al software, hay que destacar que OnePlus se posiciona a día de hoy como uno de los pocos que nos van a dejar hacer con el terminal lo que nos dé la gana. Ellos mismos nos van a proporcionar los programas para abrir el bootloader, por poner un ejemplo. Por tanto, con este smartphone hay total libertad de probar ROMs, recoverys, custom kernels… lo que quieras. Como anécdota graciosa, en los foros oficiales de OnePlus hay incluso ROMs patrocinadas.

Dash Charge, una carga rápida ganadora

El OnePlus 3T, al igual que el 3, viene con un cargador Dash Charge, una tecnología registrada por OnePlus. Al principio tenía mis dudas respecto a este cargador, pero una vez utilizado, hay que reconocer que el invento deja en muy mal lugar a la carga rápida de Qualcomm.

Respecto a las diferencias, Qualcomm Quick Charge, en sus distintas versiones, consigue su objetivo jugando con el voltaje. Cuando la batería tiene poca carga, el cargador entrega hasta 20 voltios, que va reduciendo conforme la batería se va llenando. Dash Charge, por el contrario, no juega con el voltaje, sino con el amperaje. El cable entrega hasta un total de 3.5 amperios a 5 voltios, aprovechando las bondades del USB-C, regulando en todo momento la temperatura y reduciendo el caudal hasta llegar a una corriente mínima cuando el teléfono está cerca del 100% de la carga. Dash Charge, por lo general, gana por goleada. El teléfono no sólo se carga en muy poco tiempo, sino que además apenas se calienta. Tampoco he notado temperaturas altas en el cargador. La carga completa apenas tarda 1 hora y media, donde la última media hora apenas carga el último 10%.

Hay que aclarar que aunque el dispositivo disponga de un procesador Qualcomm, no vamos a poder aprovechar la Qualcomm Quick Charge 3.0, por lo que se cargará a una velocidad normal en caso de conectarlo a un cargador QC, y nos condenará a comprar un nuevo Dash Charge en caso de que nos deje de funcionar el nuestro. Respecto al propio Dash Charge tengo que comentar que es bastante grande, por lo que es difícil meterlo en el bolsillo de una chaqueta, por ejemplo. A su favor tiene que con 15 minutos tienes en el móvil una carga para bastantes horas.

Ya que estamos hablando de energía, el 3T tiene en este aspecto una mejora muy importante respecto a su predecesor, y es que cuenta con 3400mAh de batería frente a los 3000 del modelo anterior. Esto lo han conseguido a base de aumentar la densidad de la batería, ya que aumentando el tamaño de la batería habrían tenido que alterar todo el diseño del terminal.

 

La renovación sí llega en el precio

He querido comenzar el post hablando un poco sobre cómo se posicionó OnePlus en el mercado hace unos años porque quería hacer hincapié en este aspecto. Llegados a este punto, parece evidente que no existe una evolución importante entre el OnePlus 3 y el 3T. Un procesador ligeramente más potente que el anterior y un aumento de la densidad de la batería no debería suponer un aumento de precio, pero aquí es donde sí hay un cambio muy evidente. El OnePlus 3 partía de un precio de 399€, y era un modelo único. El 3T parte de los 439€, existiendo además un modelo de 128GB de almacenamiento a un precio de 479€.

Este aumento del precio demuestra que, a pesar de que este 3T es un terminal sobresaliente (como también lo era el 3), OnePlus está perdiendo la guerra que ellos mismos iniciaron. La empresa que parecía que le iba a dar una lección de humildad a Samsung y LG ha acabado subiendo los precios como todas las demás. No en la misma medida, pero sí notablemente. Cabe destacar que el OnePlus 3 desapareció de la web el mismo día que lanzaron este, por lo que no existe la posibilidad de ahorrarnos los 40 euros.

Disponibilidad, o cómo morir de éxito (otra vez)

Podemos adquirir el OnePlus 3T en la página oficial de OnePlus. Ya no existe un modelo de invitaciones en la web, por lo que cualquier persona puede adquirir uno, pero los problemas no acaban ahí. El modelo de 128GB casi nunca se encuentra disponible , y el modelo color blanco solo está disponible en 64GB. Respecto a los envíos, desde principios de enero podemos ver que se realizan en poco menos de 5 días, pero eso no ha ocurrido en diciembre. En mi caso, compré el OnePlus 3T el día 14 de diciembre, y no lo recibí en casa hasta el pasado día 9 de enero. Casi un mes de esperas en el que sólo estaba disponible para la compra el modelo Gunmetal de 64GB. En mi caso, yo no tenía prisa por recibirlo y no me importó esperar, pero un mes de espera para recibir un móvil es una barbaridad.

El problema ha sido claramente la falta de stock. OnePlus vuelve a morir de éxito, pese a que esta vez han sido listos y han permitido la compra del terminal, advirtiendo que tendrías que esperar hasta 5 semanas para recibirlo. En todo este tiempo ha existido la posibilidad de cancelar y recuperar el pago hasta el momento en el que realizan el envío.

Como digo, ahora mismo el problema parece resuelto, pero eso no quita el embudo que ha surgido en los dos primeros meses de vida del terminal. Durante el primer mes, pocas personas que no trabajen en prensa han podido acceder a utilizar este nuevo teléfono, y no ha sido hasta el segundo mes cuando parece haber llegado al público (pese a estar a la venta desde el primer día). Por supuesto, no descarto que vuelva a ocurrir cuando salga el siguiente modelo.

 

En resumen, el OnePlus 3T es a día de hoy uno de los mejores terminales Android en relación calidad-precio. Más aún sabiendo que ya apenas quedan terminales que utilicen Android puro y que los Pixel de Google no han llegado a España.

Los materiales de este 3T son de calidad, el software es más que sobresaliente y su experiencia de uso recuerda muchísimo a los ya retirados Nexus de Google.

 

Ventajas vs. Desventajas

+ La calidad se palpa nada más sacarlo de la caja.

+ Optimización

+ Somos dueños de nuestro terminal. Sin hipervisores ni espías que invaliden garantías.

Sonido bastante mediocre

Sin sensor de infrarrojos para utilizar el teléfono como mando a distancia

El flash LED es mejorable.

 

 

Antes de despedirme, os dejo aquí un enlace a flickr con algunas fotografías que he realizado con el terminal. Algunas tienen ruido, sí, y no se debe al sensor, sino a que he forzado bastante los archivos RAW para extraer la máxima información posible. Intentaré subir algunos JPG directos de la cámara para que se pueda comparar. Saludos.

 

Flickr – Galería de imágenes del OnePlus 3T

Comprar: OnePlus 3T Sitio Oficial

 

error: Content is protected !!